China. De Chengdu a Shanghai en tren, demasiada aventura!

Articulo enviado por Andrés Moreno, de viaje por China desde hace 3 semanas.

China es un país que se ha modernizado muy rápido y en el conviven todavía cosas completamente distintas: tiendas de gucci con puestuchos callejeros de tallarines, rascacielos con encantadores pueblitos de montaña y trenes bala de lujo con trenes de carbón asquerosos.

Esta época es el año nuevo chino, algo así como la Navidad, y en China se produce la mayor migración humana de la historia del mundo. La gente vuelve a sus pueblos desde las ciudades donde ha emigrado para pasar con su familia estas bonitas fechas.

Pues bien, 14 días antes del viaje, tuvimos que comprar los últimos billetes que quedaban de chengdu a shanghai (como de Copenhague a Sevilla) en un tren que tardaba 42 horas. Los últimos billetes eran por supuesto en algo que llaman más o menos “asiento duro” que en ese momento pensamos que era lo peor de lo peor. Craso error.

Lo bueno empezó dos horas antes de coger el tren, a codazos durante dos horas con una marea humana de aproximadamente 1000 personas perdiendo la paciencia que acabo con la gente saltando las vallas con sus paquetes o hijos. Una vez dentro del tren, nos hicieron ver nuestra suerte.

Asiento duro es una tabla. No en sentido figurado, simplemente una tabla. Pero este no es el peor billete, no, el peor es el billete “de pie”, en el que simplemente tienes que buscar un hueco en el tren o en parte de el para agarrarte. Además también venden en  el mismo vagón “cama dura”, que son tablas encima de las cabezas de los pobres desgraciados que han comprado asiento duro. Resultado: en un espacio de 1.8×1.7×2.6 (medido) se hacinan hasta 17 personas, 5 en cada lado, 6 en literas (dos por litera) y algún individuo en el suelo. El pasillo, como os podéis imaginar, estaba lleno hasta arriba con los privilegiados que ni asiento tenían y no podían estar en el suelo de mi compartimento. Llegada la noche, un número indeterminado de cuerpos se agolpaban en el suelo, unos encima de otros o en posiciones de contorsionista. Lo más parecido son las imágenes de auswitch.

Esto no es lo peor, hasta ahora os estáis imaginando gente decente simplemente agolpada en un sitio por 2 días. Malo, pero nada cerca de esto. A la gente de bien China ni se le ocurre meterse donde nosotros nos metimos, por lo que nos contaron eran jornaleros, todos con sus folclóricas costumbres, entre las que había, pero no se limitaban a: escupir en el suelo, echar la basura en el suelo, eructar, echar el sobrante de su su sopa en el suelo para guardar el cuenco, fumar y hurgarse orificios varios. Durante 40 horas. Sin espacio ni para respirar.

Llego a haber una capa de 1cm de espesor de cáscaras de naranja y cacahuetes en el suelo. Fue un auténtico infierno.

Viaje Tren China Chengdu a Shangai

Carito en el tren.

Esta es una foto de Carito dos horas después de empezado el viaje, en una parada en la que todo el mundo se bajó a estirar las piernas.

Cuando llegamos a Shanghai, tras dos días de viaje, nos sentíamos fatal y tuvimos que estar durmiendo un día completo.

Viendo el lado positivo…. creo que hemos experimentado algo que pocos occidentales han vivido.

Un comentario el “China. De Chengdu a Shanghai en tren, demasiada aventura!

  1. […] se hizo el viajecito de 700 km en un plis plas, porque iba a 200 km/h. ¡Que diferente del viaje de Chengdu a Shanghai!  En China hay de todo, como […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s