La gestión de una crisis, una cuestión de comunicación.

Recientemente viajé a Santander a pasar el fin de semana. Salí un viernes en tren desde Madrid y tenía que llegar sobre las 22:30, justo para ir a cenar algo en uno de sus muchos y apetecibles restaurantes.

Hicimos la parada de rigor en Reinosa para que subieran y bajaran pasajeros.

  • 15 minutos después el tren seguía sin moverse en la estación de Reinosa. Los que continuábamos viaje ya empezábamos a removernos en el asiento mirando a todos lados, esperando que, de algún lado viniera una respuesta al retraso. Sigue leyendo